Alejandro Gándara sobre Hijas de la noche en llamas

Hacia un nuevo romanticismo La segunda novela de Irene Gracia (Madrid, 1956), tras su asombrosa -por lo magnífica- primera entrega Fiebre para siempre, empieza a perfilar eso que suele denominarse “mundo narrativo” y que en realidad consiste en el estilo, carácter y visión del mundo de un escritor, escritora en este caso. Lo propio de … Seguir leyendo