Le Desert de Retz

Le Désert de Retz es una propiedad del siglo XVIII ubicada a las afueras de París, un espacio microcósmico creado por Monsieur de Monville, caballero hedonista de la corte de Luis XVI con alma de bailarín. En un terreno de 38 hectáreas se esparcen más de 20 folies, construcciones estratégicas destinadas a elevar el alma del paseante; todas ellas son de autoría incierta: se especula con que el conjunto pudiera haber sido diseñado por Boullée e incluso que fuera dictado por un ritual masónico.

Un inventario de estas folies incluiría una entrada al recinto simulando un grotto; una ruina de templo clásico, el Templo de Pan; la ruina de una iglesia gótica; una casa china con interior afrancesado; un establo; una Isla de la Felicidad con una tienda tártara ubicada en su centro; una tumba; una pirámide que sirve como almacén de hielo de los Alpes; un obelisco; un teatro al aire libre; una construcción neoclásica, llamada Templo del Reposo; un puente rústico, y dos lagos artificiales…

Pero sin duda de este conjunto sobresale La Colonne Détruite, una torre con forma de columna en ruinas de 25 metros de altura. En sus cinco pisos se disponen una serie de habitaciones ovaladas o circulares alrededor de una escalera cilíndrica central iluminada por una claraboya superior. Ventanas de diversas formas se reflejan en los espejos, ofreciendo cambiantes vistas al recorrer el pasillo circular interior.

El señor de Monville llegó a instalar aquí su vivienda, y fue lógicamente muy apreciada por André Breton y los surrealistas, pues como acertadamente dice Gustau Gili Galfetti en su excelente libro Mi casa, mi paraíso, la construcción del universo doméstico ideal (Barcelona, 1999), la Columna Destruida “invierte la jerarquía de escala llevando el concepto de la falsa ruina a un extremo surreal”.

La Colonne Détruite podría ser la casa de mis sueños y de mis pesadillas. Aquí ubiqué el cuento Los Sustanciales, de mi novela El Coleccionista de Almas Perdidas. En él se narra la historia de una cofradía de seres creados por la mano del hombre que cada año se reúnen en un jardín diferente: desde el jardín del edén hasta el del fin de los tiempos.

El último encuentro de Los Sustanciales tuvo lugar en este espacio mágico de Chamburcy, sin duda porque allí encontraron el cobijo que sólo el arte de la arquitectura puede ofrecer. Este espacio simbólico es un sueño de piedra, la escenografía real y perfecta para que estos seres virtuales vivan su propio paraíso o su propio infierno.


Enlaces:

Anuncios
Comments
4 Responses to “Le Desert de Retz”
  1. Noamanda dice:

    Um, se pone interesante tu libro, muy interesante…

  2. Loti dice:

    Tu cofradía no puede dejar de reunirse en la Quinta da Regaleira, en Sintra.

  3. Anonymous dice:

    Como especialista en jardines, deciros que voy a escribir un libro titulado “Jardines esotéricos”, donde voy a incluir el Desierto de Retz, junto con Bomarzo, A Quinta da Regaleira y otros, así como un capítulo especial dedicado a los laberintos.Un saludo. topiario@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: